La tecnología está transformando las batallas de rap

Como en una serie, te saltas un episodio y pierdes el hilo de la historia. Desde hace un mes, dos de los artistas de hip-hop con más éxito de los últimos tiempos (Kendrick Lamar y Drake) se han enzarzado en una batalla de rap que ha alcanzado nuevos niveles este fin de semana, cuando Lamar publicó «Meet the Grahams» y «Not Like Us«, y Drake hizo lo propio con «The Heart Part 6«.

Kendrick Lamar vs. Drake

El beef podría ser el acontecimiento musical más notable de la primera mitad de 2024, ya que ambos MC expresaron fuertes opiniones sobre el otro, dando lugar a discusiones secundarias alimentadas por colmenas de fans, trolls, artículos de opinión, y los hilos de las redes sociales. Y aunque los primeros intercambios sólo despertaron un poco el interés de algunos oyentes, las apuestas subieron tras el lanzamiento de «Euphoria» de Kendrick el pasado martes. En ese momento, la disputa se convirtió en algo más grande, evolucionando (o evolucionando) desde el material estándar del rap hacia aguas más tormentosas. Esto incluye acusaciones e intercambios en torno a temas serios: autenticidad racial, violencia doméstica, paternidad ilegítima, posturas morales, acicalamiento, hipocresía, colorismo e incluso colonialismo.

La pelea ha madurado lo suficiente como para justificar una reflexión más amplia. En concreto, un examen de lo que este beef nos dice sobre el matrimonio entre el hip-hop, el propio beef y la cultura en línea.

Hip-hop, beef y cultura en línea

Ninguna campaña publicitaria puede generar la expectativa que crean las beef en el rap, a veces de la nada. Nos guste o no, todos esperamos la siguiente iteración. Drake y Kendrick Lamar nos recuerdan lo rápido que las disputas públicas pueden acaparar la atención, y las muchas formas en que la ecología del espacio digital en 2024 puede influir en el desarrollo de estas batallas.

Por un lado, los artistas controlan ahora el calendario y el ritmo de los lanzamientos. A diferencia de lo que ocurría en el pasado, cuando los DJ populares solían incluir canciones disidentes en sus programas de radio, hoy en día los artistas pueden organizar el lanzamiento de estas canciones, dirigiéndose directamente a los oyentes a través de plataformas como YouTube, Instagram y X.

En segundo lugar, la guerra contra la verdad en la era de la desinformación hace que la comprobación de los hechos sea irrelevante: cualquier cosa de la que alguien acuse a otro artista en una canción puede ser cierta o falsa. Creerlo o no depende sobre todo de si queremos creerlo, de si el mensaje concuerda con nuestros puntos de vista preexistentes. Y aunque las acusaciones dudosas siempre han estado presentes en las beef del rap, la velocidad a la que se difunden las falsedades hoy en día facilita que las afirmaciones absurdas cobren vida propia.

Por último, está el fantasma de las canciones falsas, generadas por inteligencia artificial. Esto nos hace dudar antes de hacer clic en un enlace, ya que nos apresuramos a debatir la autenticidad de lo que estamos a punto de escuchar. Decir que alguien ha empleado compositores fantasma solía ser la acusación más condenatoria en el hip-hop. Hoy hay muchas más formas de fabricar una canción, y menos de distinguir entre nosotros y los robots. Esto saltó a la palestra en abril, cuando Drake publicó «Taylor Made Freestyle», un tema en el que aparentemente utilizaba una versión generada por inteligencia artificial de la voz de Tupac Shakur. .El rapero retiró la canción después de que la sucesión de Shakur enviara un “cese y desistimiento”.

Aclarar, rapear, repetir

En el mundo digital, el ciclo se mueve a la velocidad de un clic.

Las batallas de hip-hop, ya sean en forma de enfrentamientos en persona o a través de diss tracks (le llamamos “tiraeras” en español), siempre ha sido uno de los deportes estrella del rap, definido por las bromas entre artistas, a menudo, pero no necesariamente, de tono despectivo. Tiene sus raíces en «los Dozens» y otras reliquias relacionadas de la cultura afroamericana, que prosperan gracias a la espontaneidad, el humor y el ingenio (a menudo a costa de otros). Así, mientras que «batallar» puede hacerse estrictamente por el bien de la competición, una beef requiere cierto grado de animadversión personal entre las partes. Lo que está ocurriendo en 2024, cuando artistas como Drake y Lamar intercambian versos a través de mensajes de IG y clips de YouTube, y sus fans debaten los méritos en las redes sociales, marca una nueva era de la beef de rap.

Incluso este resumen tiene cierto sesgo de actualidad: La poesía competitiva existía en algunas partes del mundo siglos antes que el hip-hop. Sin embargo, hay algo especial en la forma en que se producen las disputas en el hip-hop: el beef ha dado lugar a algunas de las canciones más populares de la historia y se ha relacionado con la violencia en el mundo real. Es un tema sobre el que el hip-hop reflexiona durante breves períodos (a menudo tras la pérdida de una figura popular, como ocurrió tras las muertes de Shakur y Notorious B.I.G. a mediados de los 90), tras los cuales vuelve a las andadas. Los raperos A y B intercambian tiraeras, quizá varias veces. A veces se declara un ganador. A veces no importa. A veces hay violencia; a veces una pacificación formal, como cuando Jay-Z y Nas pusieron fin a su pelea en el escenario durante un concierto en 2005. A menudo, hay una atención generalizada: aclarar, rapear, repetir. En el mundo digital, el ciclo se mueve a la velocidad de un clic.

Muy pronto, las comunidades de hip-hop, como muchas subculturas, encontraron un hogar en internet. Al principio, los tablones de anuncios servían de lugar de debate, y poco después, las batallas de rap: líneas intercambiadas mensaje a mensaje. Sin escenario físico. Sin gestos con las manos. Los chistes se intercambiaban poco a poco.

YouTube y el streaming crearon la posibilidad de algo diferente: la propagación de beefs en directo protagonizadas por artistas expertos en batallas presenciales. La popularidad de las batallas en YouTube fue tal que surgieron exitosas ligas de batallas de rap que convirtieron a los participantes en personas influyentes que acumulan grandes seguidores.

El auge de los algoritmos y las redes sociales, que no solamente proporcionan un ecosistema para vídeos y canciones virales, sino también instrumentos automáticos (e inconscientes) para comisariar los medios de comunicación para determinadas audiencias.

[Seguir leyendo…]
Fuente: https://es.wired.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Descubre

anuncios

spot_imgspot_img

lo más reciente

Beto Collado: Fusionando la Pasión Salsa con la Tendencia Speed Up

En la constelación musical de la música latina, surge un nombre que está revolucionando el género de la salsa con una perspectiva fresca y...

Los tatuajes de Spotify reproducen tu canción favorita

Una nueva tendencia en tatuajes es tatuarse con el código de barras de Spotify de tu canción favorita, pero eso no siempre funciona según...

Deezer se centra en América Latina con la asociación Mercado Libre Meli+

Deezer amplía su enfoque en América Latina con su asociación con Mercado Libre como socio oficial de transmisión de música en el lanzamiento de...

Juan y Nelson Podcast Cap #5. Lea lo que firma

En el episodio reciente, Juan y Nelson instan a los artistas a no dejarse llevar por la emoción de firmar con un sello discográfico...

Lanzamiento de Reality Show para seleccionar miembros de nuevo grupo de KPOP

“NCT Universe: LASTART”, el primer reality de SM Entertainment para seleccionar miembros del último subgrupo de NCT, comenzará a transmitirse el 27 de julio en Corea...